La voz del pasajero: Cómo llegaron a LéaLA

Todos fueron atraídos por las mismas razones: descubrir las nuevas joyas de la literatura en español y conocer de cerca a algunos de sus autores favoritos, entre ellos Isabel Allende, Elena Poniatowska, Sealtiel Alastriste, Laura Restrepo, Anabel Hernández y Lydia Cacho. En los tres días que duró la Feria del Libro en Español de Los Ángeles (LéaLA), celebrada del 29 de abril al 1 de mayo, más de 30 mil personas acudieron al Centro de Convenciones de esta ciudad para ser parte de este evento.

Los asistentes llegaron solos, en grupos de amigos o de familia. La mayoría, según una encuesta informal de El Pasajero, prefirió abordar el automóvil porque les pareció la manera más fácil y rápida de llegar a su destino. Pero hubo también quienes optaron por el transporte público porque piensan que es el medio más económico y el que les permite disfrutar más del trayecto, sin el estrés que causa el manejar en metrópolis tan congestionadas de tráfico como Los Ángeles.

He aquí una pequeña muestra de las declaraciones que nos dieron algunos asistentes a la primera feria de LéaLA sobre el medio que eligieron para transportarse :

Victoria García Peña, originaria de Uruguay,  productora y reportera, residente de Hollywood: “Yo siempre utilizo el transporte público para donde quiera que voy. Me parece muy fácil y conveniente utilizarlo, así que para venir a la feria tomé la Línea Roja del Metro y luego me transferí a la Línea Azul hasta la estación de la calle Séptima. De ahí me vine caminando”.

Alexis Guevara, nacido en el Salvador, escritor y residente de Norwalk: “Yo llegué en automóvil porque me pareció que iba a ser más rápido y sencillo, aunque me salió más caro que si hubiera tomado el autobús o el metro. Además de la gasolina tuve que pagar 12 dólares por el estacionamiento. Si hubiera una forma rápida de llegar en transporte público lo hubiera tomado”.

Luz Ortiz, originaria de Colombia, escritora y residente de la ciudad de Bogotá: “Yo estoy de visita en Los Ángeles, vine expresamente a esta feria del libro porque quiero promoverme y conectarme con otros escritores y con editoriales. Me estoy quedando en un hotel de West Hollywood y, como no conozco la ciudad, simplemente pedí un taxi para llegar hasta acá”.

Ivonne González, originaria de México, ama de casa y residente de Simi Valley: “Nosotros venimos en nuestro propio auto porque mi esposo prefiere manejar cuando salimos todos en familia, sobre todo si traemos a los niños. A mí me gustaría usar el transporte público, pero la verdad no estoy familiarizada sobre qué rutas de autobuses o de trenes tendría que tomar y me da miedo perderme”.