Buen provecho: Café de Camacho, en el corazón de La Placita Olvera

La fachada de ladrillo blanco, con un gran portón de madera, invita a pasar.

La ubicación del café es inmejorable: justo en la Placita Olvera, frente al kiosco donde los danzantes aztecas ejecutan sus bailes rituales y a un lado del mercadito donde los turistas encuentran todo tipo de artesanías mexicanas.

Si el clima es agradable,  se puede comer afuera, en las simpáticas mesitas con sombrillas color naranja instaladas para observar de cerca el ajetreo de la Placita. De lo contrario, la fachada de ladrillo pintado de blanco y con un gran portón de madera y cristal invita a pasar. Una vez adentro, la sorpresa es más que grata. El ambiente del Café de Camacho, con sillas de madera bellamente decoradas con diferentes motivos mexicanos es un halago para la vista, al igual que los muros con arte latinoamericano contemporáneo.

A través de los ventanales del café, se puede apreciar el ir y venir de la Placita Olvera.

La especialidad del lugar es, desde luego, el  café, ya sea de olla, capuchino, expresso, regular, latte o cortadito. También se sirve chocolate caliente, tipo americano, mexicano o el tradicional champurrado.  Para acompañar cualquiera de estas  bebidas, mientras se disfruta de la vista de la Plaza Olvera a través de los grandes ventanales del restaurante, hay una amplia variedad de pastas, panecillos, pasteles e incluso churros.

Si va por la mañana, además de tomar café,  puede aprovechar para desayunar, ya sea huevos cocinados en cualquier estilo, burritos con queso y frijoles refritos, quesadillas o los típicos chilaquiles con salsa verde y crema agria. Los platillos, aunque son estilo mexicano, no están muy picantes ni condimentados, tal vez con la idea de agradar al paladar de los turistas de diferentes países que acuden al lugar.

Taquitos de pescado, una buena opción para el almuerzo.

Para el mediodía, hay ensaladas, sándwiches de jamón, pavo y queso, o bien  tacos servidos con arroz y frijoles refritos. También los hay al carbón, de res y carnitas. Durante mi visita opté por los de pescado empanizado con col y crema agria. Si bien disfruté del sabor del pescado porque la carne estaba muy suave y fresca, las porciones fueron muy pequeñas, sobre todo para los estándares de este país.

Más que un lugar para comer de manera formal o si se tiene mucho apetito, el Café de Camacho es ideal para sentarse un rato a disfrutar de una buena plática o de un buen libro frente a un delicioso café o chocolate.

Inaugurado en febrero de 2010, el café forma parte de la corporación que maneja la cantina Camacho’s en Universal City, el LAX, Staples Center y el estadio de los Dodgers, así como del restaurante Mariasol en el muelle de Santa Mónica y el Paseo Inn, también en la Plaza Olvera.

Café de Camacho

103 Paseo de la Plaza

Olvera Street

Los Angeles, CA 90012

Teléfono: 213-626-6300