Un día para pedalear, sudar y disfrutar alrededor del río de Los Ángeles

Fotos: Agustín Durán/Metro

Fue un día familiar, un día de reto personal, un día para convivir con los amigos, para enseñar a los hijos lo importante y sabroso que es andar en bicicleta, fue un día  para reír, sudar y relajarse, todo en dos ruedas a lo largo del rio de Los Ángeles.

Cerca de tres mil amantes de la bicicleta se reunieron en el evento más importante del año de las personas que se rehúsan hacer del automóvil el único medio de transporte y ya sea para ir a trabajar, pasear o hacer ejercicio siempre buscan un pretexto para pedalear.

El pretexto de Marcos Fernando de 69 años fue el gusto de pasear por las calles de la ciudad de México y luego por la ciudad de Los Ángeles.  “Desde los 17 años ando en bicicleta. Es un ejercicio muy bueno y que nos ayuda bastante, especialmente ahora que ya estamos viejos”.

El inmigrante dijo que es la segunda ocasión que participa en el paseo del rio de Los Ángeles, no se preocupa del colesterol y se mantiene joven y fuerte.  Inclusive para evitar dudas, levanta su bicicleta con los dos brazos y sin esfuerzo presume. “Ya viste, si nunca se es viejo para andar en bicicleta”.

Marcos Fernando dijo que el año pasado hizo el paseo de las 35 millas y este año estará como voluntario ya que no todos los ciclistas llegan preparados y en su mochila lleva desde llaves milimétricas hasta cámaras en caso de que alguien lo necesite.

Para Roberto Sandoval de 61 años el pretexto que lo llevó a andar en bicicleta fue la salud.  A los cincuenta años tenía el colesterol alto y tenía sobre peso así que empezó a andar en bicicleta sólo unas cuantas millas y de vez en cuando, ahora ya pedalea diario y el día de hoy espera acabar las 36 millas.

Roberto viajo con su esposa y su hija Mona Sandoval, quien decidió participar el evento para celebrar el cumpleaños de su padre que llega en los próximos días; mientras que la esposa de Roberto, había participado de voluntaria ya que a ella no se le ha dado la bicicleta hasta ahora, pero espera comprar una de tres ruedas para unirse a la familia.

En el caso de Amaya González, ella viajo con su esposo y su hija la menor, a quien quiere que aprenda a disfrutar el paseo en bicicleta.  La familia llegó desde la ciudad de Covina y esperaba terminar las 50 millas del tour, recomendada para ciclistas experimentados.

Eric Alcaraz, coordinador voluntario del evento que se ha realizado por 11 años indicó que Los Ángeles River Ride como se escribe en inglés es el evento de dos ruedas más importante del año porque les permite recaudar los principales fondos de la Coalición de la Bicicleta del Condado de Los Ángeles, entidad que protege y difunde los derechos de los ciclistas.

“La Coalición es la defensora de los ciclistas, si vez bicicletas en los autobuses, o en el metro es gracias a la coalición.  Si vez letreros y líneas de tráfico en la ciudad es gracias a la coalición.  Ellos son los defensores de los derechos de los ciclistas y quienes tratan de educar a la población, particularmente vehicular para que aprendan a compartir el camino con los ciclistas”, expresó Alcaraz, quien dijo que el año pasado se recaudaron alrededor de 90 mil dólares  y este año se espera incrementar esa cifra.

Uno de los programas que la coalición ha establecido es el programa City of Lights para educar e informar a la población inmigrante, particularmente a los jornaleros que en muchos casos la bicicleta es su único medio de transporte.

“Nosotros visitamos los Centros de Labor para informar a los trabajadores de las leyes de tráfico que deben de seguir para que viajen más seguros y no les den tantas infracciones”, expreso Allison Mannos, directora de la estrategia urbana y co-fundadora del programa City of Lights.

En el evento estaba el abogado Howard D. Krepack dando información a los ciclistas para que conozcan sus derechos en caso de sufrir un accidente ya que dice que generalmente los conductores de vehículos no saben manejar con bicicletas a un lado y terminan provocando accidentes.

El evento duró hasta las cinco de la tarde y al final, la mayoría de los participantes que fueron llegando a pausas, llegaron cansados, todos sudados, pero con una sonrisa de satisfacción de haber logrado su meta.

“Yo no acabe, pero lo intente”, dijo Jun Márquez, un ciclista que planeaba correr las 100 millas, pero que al final no pudo lograr. “Sabía que iba a ser difícil, pero se me complicó y sólo acabe las cincuenta. Pero estuvo bien porque el próximo año regreso por las cien. Ese es mi reto del 2012”.

El programa Ciudad de Luces de la Coalición de Ciclistas del Condado de Los Angeles (LACBC) promueve la seguridad y derechos de ciclistas.

Categories: Bicicletas

Tagged as: , ,