El transporte público es un aliado, más que un reto para los jóvenes del Acta del Sueño

Se dice que en Los Ángeles no tener auto es como no tener zapatos, simplemente no puedes ir a ningún lado, pero ese no es el caso de Justino Mora, quien por 3 años viajó en los autobuses de Metro desde El Monte hasta Walnut para llegar al colegio y finalmente  graduarse con un promedio de 3.7.

 Hoy, el joven de 22 años ha sido aceptado en UCLA y ahora tendrá que viajar diariamente desde La Puente, ciudad donde reside actualmente, hasta Westwood, un recorrido de más de 2 horas en autobús.

 “Independientemente del tiempo que me dilate en el transporte público, no podemos verlo como un reto, sino más bien como un aliado, ya que gracias al autobús o el Metro he podido llegar a High School y ahora ya voy a ir a la universidad y el autobús me va a llevar hasta mi destino. Qué más puedo pedir”.

 Actualmente el enfoque de Mora es graduarse y seguir con el movimiento del Acta del Sueño  donde es líder y constantemente está viajando no sólo en autobús sino hasta en avión para ir a hablar a Sacramento y a Washington D.C. a nombre de los miles de jóvenes que como él llegaron de niños a Estados Unidos y ahora que quieren ir a la universidad, no pueden por falta de apoyo económico.

 Hace unas semanas, la medida AB130 fue firmada por el gobernador de California para que los jóvenes que quieran ir a la universidad y que no nacieron en Estados Unidos, puedan obtener becas particulares. Sin embargo, y de acuerdo al joven, dichas becas están muy peleadas y aunque si representan una ayuda, necesitan más apoyo para que el enfoque sea la escuela y no quedarse a  mitad del camino por falta de recursos económicos.

 En estos momentos organizaciones y miles de jóvenes trabajan en una campaña para tratar de convencer a los políticos y al gobernador para que firme la segunda parte del Acta del Sueño, la medida AB131, que dará derecho a los jóvenes a solicitar becas estatales.

 Sin embargo, Jorge Mario Cabrera, vocero de Chirla aclara y espera que quede bien claro que los alumnos del Dream Act tendrán derecho a las becas estatales siempre y cuando los estudiantes residentes y ciudadanos las obtengan primero.

“Cualquiera que diga que no apoya la medida AB131 por que ésta quita las oportunidad a los estudiantes y residentes legales, está en un grave error”, expresó Cabrera. “Los estudiantes tendrán derecho al dinero estatal hasta después de que los alumnos nacidos en el país hayan obtenido su apoyo. No antes”.

Uno de los objetivos de la medida AB131 es que ayudaría a estudiantes como Mora a seguir estudiando sin tener que preocuparse por tener que trabajar, al menos momentáneamente y así poder enfocarse completamente en los estudios.

Mora paga actualmente 4,500 dólares por 10 semanas de estudio en UCLA lo que significa que al año por lo menos necesita 13,500 dólares, siempre y cuando siga viajando en el transporte público ya que pagar una renta cerca de la universidad está fuera de sus posibilidades.

“Si no ajusto los 13, 500 dólares que ocupo para cubrir mis clases y los gastos que representa tomar clases en UCLA, tendré que dejar de estudiar por un tiempo, juntar más dinero y regresar uno o dos años después”, expresó el joven que actualmente gana dinero arreglando computadoras y como tutor de  diferentes asignaturas para estudiantes de High School y la universidad.

 “Con lo que mi madre –quien limpia casas-  me ha ayudado y lo que trabajado ya llevó como cinco mil dólares”, expresó el joven, quien estudia Ciencias Políticas e Ingeniería en Computación. “Ahora sólo la AB131 y seguir trabajando son mi única esperanza”.

 Mora es originario de Tultepec, Estado de México, lugar de donde su madre tuvo que salir huyendo junto con él y sus dos hermanos para escapar de las golpizas que le propinaba su esposo, padre del estudiante y a quien ya nunca volvió a ver.

“Mi madre me ha enseñado a no rendirme. Ella en un momento estuvo acorralada ante la violencia de mi padre y busco opciones y nos trajo a Estados Unidos. Hoy yo no le puedo fallar, lo menos que puedo hacer es lo mismo que hizo ella, buscar opciones y luchar para lograr mis metas”.

A 11 años de vivir en Estados Unidos, Mora habla en una forma muy elocuente en ambos idiomas, transmite una claridad y seguridad en su mensaje y está consciente de los retos que significa hacer entender a la gente que el apoyo a la AB131 es en beneficio para todos.

“Sabemos que será difícil, especialmente considerando la economía actual, sin embargo debemos seguir luchando. Hay que planear, hacer estrategias y seguir hablando con la gente”, expresó.  “Esto no sólo es para nosotros, ya que a la larga y como profesionales podremos apoyar mejor a la economía no sólo del estado sino del país entero”.

 Por lo pronto, el próximo 22 de septiembre Mora seguirá utilizando los autobuses de Metro para llegar a la universidad y a sus juntas donde planea y organiza estrategias de cómo convencer a la gente de que apoye la medida AB131″.

 Para más información de cómo apoyar a los jóvenes estudiantes, visite las siguientes páginas:

http://bit.ly/jV0ClS

www.freeab131.com

http://www.facebook.com/patriotsoforangecounty