Agencias de transporte enfrentan el reto de diseñar asientos más amplios

Foto Damon Winter, cortesía NY Times.
Foto Damon Winter, cortesía NY Times.

Los asientos eran de unas 17 pulgadas de ancho, y los traseros de  aproximadamente entre 13 y 23 pulgadas de ancho.  El organizador  sentado con las asentaderas salidas del asiento era Carol Greitzer, en ese tiempo miembro de los concejales de la ciudad. El año era 1984, según una nota publicada recientmente en el NY Times.

El problema de las personas con cadera ancha que son muy grandes para los asientos y el dilema de cómo acomodar a estas personas no es nuevo.  Hoy,  casi todos los servicios, desde sofás love-seats hasta excusados pueden ser construidos en formas más amplias para acomodar a personas de caderas considerables.

Por otro lado, los asientos que se ofrecen en el transporte público no son diferentes.

Cada vez que una agencia decide comprar nuevos trenes o autobuses, este detalle debe de ser considerado, sabiendo que la decisión de hacer asientos más amplios será sacrificando espacio destinado a los pasajeros.

La Agencia de Trenes de New Jersey tiene un plan de cinco años para añadir 100 vagones  de dos pisos que tienen asientos de 2.2 pulgadas más anchos que los asientos  de 17.55 pulgadas que tienen los trenes de un piso. La configuración del acomodamiento de personas sentadas ha cambiado, reduciendo a dos los asientos de las ventanas. Anteriormente un lado tenía dos asientos y otro tres.

Por su parte Amtrak está trabajando en un proyecto donde presentará un diseño que le permitiría acomodar a personas con caderas más amplias. Este proyecto se hará  en 25 vagones destinados para cenar empezando el año que viene, dijo Cliff Cole, vocero de la agencia.

Mientras las agencias del transporte consideran las necesidades de los pasajeros un poco más pesados y anchos, no siempre ellos los alertan a ellos.

Desde la segunda mitad del siglo pasado,  la amplitud de los asientos del Metro de Nueva York no ha cambiado mucho dijo Marcia Ely, directora asistente del Museo de Tránsito de Nueva York.  Si se ha hecho algo es reducirlos, pero de inmediato han encontrado resistencia.

Joseph Smith, ex vicepresidente de la  agencia de Trenes de la ciudad de Nueva York y recientemente retirado, dijo que la agencia en un tiempo tuvo que abandonar los planes para presentar los autobuses de la marca Citaro de la Mercedes-Benz el cual es muy popular en Europa.  Esto se debió a que los pasajeros se quejaron de que los asientos eran muy angostos.

A principios de los 80 un autobús construido por Hino Motors de Japón  fue considerado por la ciudad de Nueva York, pero al mismo tiempo fueron tremendamente criticados por lo ancho de sus asientos.

“Era un tipo de Volkswagen  con los payasos en los circos”, dijo Howard H. Robert Jr., un ex presidente de la agencia de Transido de Nueva York. “El autobús fue sacado de servicio inmediatamente”.

El modelo de vagones del tren hechos por Kawasaki, están todavía en uso en la línea 3.  Los asientos siguen  estando tan angostos como antes”, dijo Greitzer.

“Es particularmente molesto cuando las personas visten en su ropa de otoño”, dijo ella.
Las personas están más pesadas y grandes de lo que solían estar”.

La industria de las aerolíneas ha gastado años tratando de balancear el gusto y deseo de los pasajeros por asientos más grandes y confortables con la necesidad de instalar más asientos en el avión.

“Se está convirtiendo en un tema de debate normal del transporte de trenes y autobuses”, dijo Katharine Hunter-Zaworski, directora nacional del Centro de Transporte Accesible de la universidad estatal de Oregón. “Hay límites y por más que se quiera, no se pueden hacer los trenes más amplios”.

La agencia PATH, que atiende a pasajeros que hacen viajes más cortos que los que viajan en tren, decidió no cambiar los asientos de ancho cuando terminaron de recibir la flotilla de 340 vagones el año pasado.

El Metro del Norte y los trenes de Long Island se espera que reciban propuestas para una flotilla nueva de trenes el próximo mes. En la propuesta preliminar, las compañías están preguntando por asientos dobles que pueden aguantar hasta 400 libras de peso, pero no cambiaron el tamaño de sus asientos.

Cesar Vergara, un diseñador industrial que trabaja con Metro del Norte en sus modelos de trenes M-8 y quien planea que los asientos permanezcan del mismo tamaño para la propuesta, dijo que los asientos triples de 58 pulgadas llevan el asiento del centro más amplio que los otros dos.

“Los asientos fueron diseñados de una forma que el asiento central se mira y está más grande”, dijo Vergara.

Los pasajeros pesados también representan un problema para las agencias nacionales a la hora de hacer pruebas contra las coaliciones para los trenes y para los autobuses.  Mientras esta medida no tiene nada que ver con lo ancho de los asientos, la Administración de Transporte federal ha propuesto incrementar los pesos estándar para los autobuses que pesen 175 libras y midan 1.75  pies cuadrados por pasajero y de 150 pulgadas con 1.5 pies cuadrados por pasajero que pese 150 libras.  Un comité de la Asociación Americana de Ingenieros Mecánicos está evaluando su plan que posiblemente adoptará en abril del próximo año.