Estudio descubre que el transporte público contribuye a reducir el crimen

La presencia de la policía disuade el crimen en los trenes ligeros. Foto: www.theatlanticcities.com

El mes pasado, la pequeña ciudad de Troy, en Michigan, captó la atención nacional cuando sus líderes locales terminaron los planes para un centro de transporte, tarea que les tomó varios años. La alcaldesa de Troy, Janice Daniels, quien logró mantener su trabajo a pesar de haber puesto en Facebook comentarios despectivos sobre la comunidad gay, está de nuevo en las noticias por otra actitud intolerante: rechazar 8.5 millones de dólares en financiamiento federal para construir el centro de transporte, según www.theatlanticcities.com

Detrás de la objeción de la alcaldesa no está solamente la ideología fiscal de los miembros del Tea Party sino algo más, el miedo que han expresado algunos residentes del área a que el centro de transporte se convierta en un refugio para criminales. Varios políticos locales han manifestado que preferirían la cancelación del proyecto por esta razón.

Este temor no es exclusivo de la gente de Troy. Muchos piensan que el transporte público atrae a los criminales. Sin embargo, hay muy pocos estudios sobre el tema y los que se han hecho no han encontrado una conexión entre el crimen y el transporte público.

Un nuevo reporte publicado en la edición de diciembre de Journal of Urban Affairs incluso va más allá y sugiere que no sólo las estaciones de transporte no incrementan el crimen sino que lo impiden. Para llevar a cabo el estudio, un trio de investigadores de la Universidad de Carolina del Norte, en Charlotte, analizaron los datos de actividad criminal que tuvieron lugar en un radio de media milla alrededor de las estaciones de la Blue Line de Lynx, el tren ligero de Charlotte. Evaluaron las tendencias mensuales desde 1998, antes de que la línea existiera hasta que se completó en noviembre de 2007 y después hicieron un seguimiento hasta 2009.

Los resultados de su análisis no ofrecen razón alguna para perpetuar el mito de que el transporte público atrae a los delincuentes. El crimen cerca de las estaciones de tren ligero disminuyó desde que se anunció la creación de la línea y, aunque se incrementó ligeramente durante los siete años antes de que se finalizara, cayó de nuevo cuando empezaron las operaciones. Hagan clic aqui para leer la nota completa.

: