Junta de Metro aprueba estudio final de Extensión del Tren Subterráneo al Oeste

La Junta Directiva de Metro votó hoy para certificar el Reporte/Declaración Final del Impacto Ambiental (EIS/EIR) para el Proyecto de la Extensión del Tren Subterráneo al Oeste. A esta acción seguirá el diseño final de este proyecto de la Medida R y después la construcción inicial. La obra tendrá un costo de 5,660 millones de dólares.

Al mismo tiempo, la Junta aprobó la primera fase de 3.9 millas del proyecto con tres nuevas estaciones a lo largo del boulevard Wilshire en La Brea, Fairfax y La Ciénega. La Junta pospuso la aprobación del resto del proyecto hacia Westwood hasta que tenga lugar la audiencia requerida por la Ciudad de Beverly Hills y los miembros de la Junta emitan por escrito sus decisiones y descubrimientos. El resto del proyecto agregaría cuatro estaciones más en el centro de Beverly Hills: Century City , Westwood/UCLA y Westwood/VA Hospital.

“La certificación de hoy del reporte final del impacto ambiental de la Extensión del Subterráneo al Oeste refleja la culminación de casi cinco años de análisis ambiental por parte de Metro y un compromiso de la comunidad sin precedente, con un total de 71 reuniones públicas a través del corredor en todas las fases del desarrollo del proyecto”, dijo el alcalde de L.A. Antonio Villaraigosa, quien es también el presidente de la Junta Directiva de Metro. “Estamos ahora más cerca que nunca de que empiece la construcción de este proyecto. Esta extensión del tren subterráneo tan largamente esperada ofrecerá una alternativa diaria de transporte más rápida y confiable para cientos de miles de angelinos”.

La audiencia pública solicitada por la Ciudad de Beverly Hills ofrecerá una oportunidad para que ellos presenten sus preocupaciones acerca de la propuesta para la ubicación de la estación Century City y para construir un túnel que pasaría debajo de la escuela Beverly Hills High School . Una vez que finalice la audiencia y la Junta emita su decisión y sus conclusiones, se espera que el resto del proyecto sea considerado por la Junta en su reunión de mayo. Todavía no hay fecha para la audiencia.

El proyecto está financiado parcialmente por la Medida R, el impuesto a las ventas aprobado por los votantes en 2008. Metro busca también fondos del programa federal New Starts. El proyecto ha sido incluido en el Presupuesto del Año Fiscal 2013 de la administración Obama y recibiría inicialmente 50 millones de dólares. Para que esto se concrete se requiere la aprobación del pleno del Congreso de la propuesta de ley de transporte, donde se encuentra el proyecto.

Después de la audiencia y de las acciones subsecuentes para que la Junta apruebe el proyecto totalmente, Metro buscará obtener un Récord de Decisión para el proyecto por parte de la Dirección Federal de Transporte. Esto daría el permiso federal desde el punto de vista ambiental para el proyecto y se necesita para que Metro avance con las actividades de pre-construcción, entre ellas la concesión de un contrato de construcción. La construcción empezaría en
2013.

La Corporación de Desarrollo Económico de Los Ángeles pronostica que el proyecto creará 44,800 empleos y generará 2,810 millones de ingresos laborales. Generaría también 7,670 millones en ingresos para negocios. Habría también beneficios adicionales económicos y de trabajos a nivel nacional.

La extensión del subterráneo permitiría a los pasajeros viajar desde el centro de L.A. hasta Westwood en 25 minutos y generaría 49,300 abordajes diarios entre semana en las siete estaciones nuevas. Habría cerca de 78,000 nuevos viajes diarios en todo el sistema de trenes de Metro como resultado de la apertura de esta línea.

Bajo los planes actuales, el proyecto sera construido en tres fases: de Western a La Cienega para 2020, a Century City en 2026 y a Westwood en 2036. Metro busca acelerar la construcción del proyecto a través de una legislación en el Congreso conocida como America Fast Forward. El personal de Metro también ha estudiado cómo se pueden acelerar los proyectos si los votantes deciden extender la Medida R más allá de 2039, que es su fecha de expiración.