Metro y Metrolink se hicieron presentes en la celebración del Cinco de Mayo

Fueron miles de personas las que decidieron viajar en Metro el fin de semana (Foto de Agustín Durán/El Pasajero).

El fin de semana miles de personas viajaron en Metro y Metrolink para llegar a una de los festejos más importantes de la comunidad latina en Estados Unidos: El Cinco de Mayo.  El evento en la Placita Olvera se celebró sábado y domingo y estuvo lleno de música, comida, actividades culturales y algunos bailes folklóricos.

Para las familias de origen mexicano, la fiesta fue motivo para convivir y recordar sus raíces históricas. Foto: Agustín Durán/ El Pasajero).

Muchos de los asistentes llegaron en transporte público desde el condado de Orange, Ontario y diferentes ciudades del condado de Los Ángeles. Sarah Rounkles llegó desde Santa Mónica, utilizando el autobús y Kristina Corrales y Kendall Kelley en Metro desde el Este de Los Ángeles, utilizando la línea Expo.

Las tres amigas. Sarah Rounkles, Kristina Corrales y Kendall Kelley llegaron en Metro y autobús a la celebración del Cinco de Mayo (Foto de Agustín Durán/El Pasajero).

Hubo otras familias que viajaron desde Ontario en Metrolink, como la familia García, sin embargo, para las 3 p.m., se marchaban porque se sintieron un poco desilusionados al no ver mucho folklore y verdadero sentimiento de orgullo durante la celebración del Cinco de Mayo.

Tanto de ida como de regreso, el Metro fue el transporte a tomar durante la celebración del Cinco de Mayo en La Placita Olvera (Foto de Agustín Durán/El Pasajero).

Ana García, quien vistió a su hija con un vestido tradicional mexicano, dijo que el evento estuvo contagiado más por la comercialización de las compañías que patrocinaron la fiesta, que por el espíritu y verdadero significado de la celebración.

Una de las ventajas de viajar en el transporte público fue que debido a la celebración varias calles en el centro de la ciudad estuvieron cerradas y llegar a La Placita Olvera en auto era difícil por las limitaciones en el estacionamiento.

Muchos de los asistentes que decidieron viajar en auto, tuvieron que dejarlo hasta a unas 4 calles de distancia de la celebración debido a que no había mucho espacio para estacionarse y los que había los propietarios hacían su agosto (hasta 10 dólares cuando generalmente cuestan $5) o ya estaban llenos.