La operación 'Jamzilla' será más complicada que 'Carmageddon'

The Presidents' Day northbound 405 paving operation will realign a portion of the freeway centerline to the west in the San Fernando Valley.

Además de  pavimentar un segmento de la autopista 405 , los trabajadores realinearán una porción del carril central hacia el oeste, en  el área de San Fernando Valley. Foto tomada desde la parte oeste de la autopista I-405.

La operación de 80 horas para pavimentar la autopista I-405 llamada “Jamzilla” y programada para el fin de semana del Día de los Presidentes, del 14 al 18 de febrero, será más compleja que la denominada “Carmageddon”, cuando se demolieron dos puentes en  2011 y 2012.

El contratista del proyecto de Mejoras del Paso Sepúlveda, Kiewit Infrastructure West, tomará su tiempo para vaciar una sola capa de pavimento a la vez. Cada capa lleva su propio tiempo para asentarse. La operación es similar a la de hornear por capas un pastel de bodas.

“Hablando en términos operativos, la demolición de un puente es mucho más simple que pavimentar y definir los carriles de una autopista que debe estar lista para su uso público tan rápido como sea posible”, dijo K.N. Murthy, director ejecutivo de Entrega de Proyectos de Transporte de Metro. “Es la diferencia esencial que hay entre destruir una estructura y construir una. Construir algo es mucho más difícil y los métodos de pavimentación que estamos usando varían entre cada tipo de material y tienen requerimientos específicos a los que nos debemos adherir”.

La operación empieza oficialmente el viernes 14 de febrero por la noche. Después del cierre total de la autopista en dirección norte a la 1 a.m., Kiewit empezará a excavar y a pavimentar múltiples áreas dentro de una zona de  5.6-millas en la I-405 norte en el Paso Sepúlveda de manera simultánea. Para completar el mayor trabajo de pavimentación posible, el contratista usará un nuevo pavimento de poliéster que alcanza una fuerza especificada en horas, en lugar de días, y ofrece una mayor duración para los cientos de miles de conductores que manejan sobre la 405 todos los días.

Pero la operación dependerá del clima. El pavimento de poliéster requiere de temperaturas favorables para alcanzar la dureza deseada. Si la temperatura es menos favorable o llueve podría complicar la operación o, aún peor, podría requerir la reprogramación de la obra para varias operaciones de 55 horas durante los fines de semana.

El contratista llevará a cabo cuatro operaciones separadas de pavimentación durante las 80 horas en varios segmentos de la 405.  Otro reto logístico será el manejo de los vehículos de construcción en el área de trabajo.

Además de la complejidad de la operación, el contratista debe cambiar el divisor central de la autopista 20 pies al oeste en un segmento de unos 1,000 pies en dirección hacia San Fernando Valley. No hay espacio en la autopista para ampliarse hacia el este debido a la existencia de muchos edificios residenciales en el área de Sherman Oaks.

El trabajo más complejo será en la intersección de la 405 hacia el norte y Sepulveda Boulevard antes de las rampas que se conectan con la  U.S. 101. El contratista debe demoler y luego reconstruir las planchas de ambos lados del puente de la autopista bajo estrictas normas de durabilidad y de seguridad contra sismos.

Finalmente, cuando el trabajo esté terminado, el contratista debe redefinir los carriles de la autopista antes de reabrirla a las 6 a.m. del martes 18 de febrero.

En comparación con la agitada actividad de la demolición de puentes durante Carmageddon, esta nueva operación tendrá poco impacto visual. Habrá periodos durante las 80 horas en los que parezca que nada está ocurriendo debido a que se debe dar tiempo para que el concreto se asiente. Sin embargo, el contratista estará trabajando de manera meticulosa para completar toda la obra en el lapso de 80 horas.

Se le recuerda a los conductores que cooperen y se mantengan alejados de la autopista, como lo hicieron en Carmageddon. Los automovilistas deben evitar viajes innecesarios a esa zona o usar rutas alternas para evitar mayores congestionamientos de tráfico.