Union Station: cómo los restaurantes Harvey House ayudaron a cambiar el Oeste

Por Kim Upton

Esta es la tercera de una serie de notas sobre la historia de Union Station que publicaremos este mes. Esa terminal celebra su 75 aniversario el 3 de mayo. 

Cuando el inmigrante inglés Fred Harvey abrió el primero de más de 80 restaurantes en las estaciones de trenes desde el Medio Oeste hasta California, no pudo haber imaginado la contribución que estaba haciendo a un movimiento social que sobreviviría a los mismos restaurantes. Tampoco pudo haber imaginado cómo esos restaurantes influenciaron el carácter del Oeste.

Pero las meseras de Harvey — famosas por la película “The Harvey Girls” que estelarizó Judy Garland en 1946 — contribuyeron de manera decisiva a la fama de lo que muchos llaman la primera cadena de restaurantes en Estados Unidos. Ellas ayudaron a aburguesar el Oeste y participaron en un movimiento de mujeres jóvenes que se independizaban de su casa mediante el trabajo.

“The Harvey Girls: Opportunity Bound” — un gran documental de la cineasta de L.A. , Katrina Parks — cuenta la historia de las mujeres que trabajaban para los restaurantes Harvey House, entre ellos el de Union Station, a partir de 1870.

A diferencia de otros restaurantes cerca de los trenes, los Harvey House estaban limpios y vendían buena comida a precios razonables sobre mesas con manteles y vajillas. Por 75 centavos (en un menú de 1943) los comensales podían cenar pescado a la parrilla con papas O’Brien y ensalada hawaiana. Una rebanada de pie de manzana costaba 15 centavos. Y los restaurantes garantizaban que los clientes podían terminar sus comidas antes de que su tren saliera.

El restaurante Haver House en Union Station de Kansas City. Foto: Kevin C via Flickr creative commons.

El restaurante Harvey House en Union Station de Kansas City. Foto: Kevin C via Flickr creative commons.

Al principio, la compañía Harvey contrató meseros debido a la escasez de mujeres en el Oeste. Pero los hombres, tanto los clientes como los meseros, eran muy ruidosos. Por esa razón, Harvey empezó a a anunciar en periódicos del Este y Medio Oeste empleos para mujeres de buenos modales y atractivas, entre los 18 y los 30 años. El pago era de $17.50 al mes más las propinas. El alojamiento y la comida eran gratis. Las “Harvey Girls” usaban uniformes blanco y negro, trabajaban largas horas y tenían que seguir reglas estrictas, entre ellas el toque de queda. Pero para muchas fue la primera probada de libertad y eso era delicioso.

Para más información sobre las “Harvey Girls”, visite la Harvey Girl Historical Society en el museo Orange Empire Railroad Museum en Perris, Calif. O vea el video de Katrina Parks. El espacio que ocupaba el restaurante Harvey House en Union Station actualmente está vacante, pero se utiliza a menudo para eventos especiales y filmaciones. Metro, el propietario de Union Station, espera que algún día otro restaurante ocupe el espacio, aunque se necesita llevar a cabo un costoso trabajo para reconstruir la cocina.

 

Vista reciente del Harvey House en Union Station de Los Ángeles. Foto: Steve Hymon/Metro.

Vista reciente del Harvey House en Union Station de Los Ángeles. Foto: Steve Hymon/Metro.