Piden escalones más bajos para los autobuses de Guadalajara

Un grave problema para los pasajeros, los escalones altos en los autobuses de Guadalajara. Foto: El Informador.

Un grave problema para los pasajeros, los escalones altos en los autobuses de Guadalajara. Foto: El Informador.

En la ciudad de Guadalajara, en Jalisco, varios usuarios de autobuses urbanos se han quejado de que han sufrido lesiones al abordar los vehículos, principalmente los verdes, debido a que los escalones son muy altos.

En una nota publicada por el diario El Informador, la señora Martha García declaró que se lesionó un ligamento “de la parte de atrás de la pantorrilla”, al subirse a uno de esos camiones.

“Estaba muy alto el estribo, al subir sentí que algo me tronó y me dolió muchísimo. Entonces, el señor (el chofer) me decía: ‘Señora, súbase rápido’. Le dije: ‘Es que no puedo, está muy alto el estribo”, relató la mujer de 64 años quien es manicurista y acude a domicilio a atender a sus clientes.

La altura del escalón ronda los 40 centímetros, lo cual se apega a la norma técnica de las características de los vehículos del transporte público.

Sin embargo, la señora Martha opinó que no todas las personas son jóvenes y sanas para abordar sin problemas el transporte público con ese nivel en el escalón.

La mujer utiliza diversas rutas, como la 249, 629, 634,51, 641, entre otras; y percibe, sobre todo en los nuevos camiones verdes, que está más alto el primer escalón.

La entrevistada propone que las unidades tengan un escalón adicional para facilitar el acceso, “a ver si le ponen ese escaloncito, así como yo hay mucha gente que le cuesta mucho trabajo subir”.

Hay ocasiones en las que los conductores acercan el camión a la banqueta, en esos casos es más fácil subir, pero cuando hay que descender sobre el carril vehicular, aumenta la dificultad, añadió.

Tras el daño que sufrió en su pierna al subir al camión, la señora Martha fue atendida en la Cruz Verde.

La lesión la mantuvo al menos tres días sin poder caminar; aún continúa en tratamiento.

Las personas discapacitadas y de la tercera edad sufren todavía más problemas a la hora de abordar los autobuses. Roberto Buenrostro, dijo, por ejemplo que su hermana, que anda en muletas, se tiene que subir de rodillas. Y quienes usan silla de ruedas, simplemente no pueden abordar los autobuses. Necesitan irse en taxi.

Debido a todos estos problemas, los pasajeros solicitan a los transportistas un cambio en la altura de los escalones y adaptaciones con rampas para las personas discapacitadas y de la tercera edad.