Reabren en Madrid la Línea 1 de Metro, luego de ser renovada

Estación Atocha. Foto: El País.

Estación Atocha. Foto: El País.

En algunas estaciones de la Línea 1 el polvo de las obras todavía cubre el suelo de los andenes. “Las paradas están bastante limpias para lo que se esperaba”, reconoce un trabajador. Ayer, los usuarios descendían por las escaleras de la conocida como línea azul con cuentagotas en las paradas menos transitadas. La afluencia de los dos últimos días ha sido “un poco menor” de la habitual, según los trabajadores de Metro. “Muchos usuarios quizás todavía no estén enterados”, contaron al diario español El País.

La línea fue cerrada el pasado julio para acomerter reformas en 23 de las 33 estaciones de la infraestructura. Y no fue hasta este domingo pasado cuando la línea más antigua de España, y que cruza la capital de norte a sur, reabrió después de cuatro meses de obras de impermeabilización y consolidación del túnel y la sustitución de la catenaria tranviaria. El nuevo sistema está diseñado para funcionar tanto a 1.500 voltios como a los 600 actuales. Esta subida permitirá aumentar la capacidad de trenes en la línea y reducir pérdidas de energía.

Un trabajador de un puesto de venta en Sol se quejaba ayer de las pérdidas que ha sufrido durante el verano debido al cierre. “He tenido que hacer milagros”, se lamentaba este vendedor, que prefiere no dar su nombre. La empresa que gestiona el espacio se lo alquila por 1.600 euros mensuales. “No han tenido consideración y me han acosado para que pague”.

Más de 7,5 millones de viajeros utilizan cada mes la Línea 1, la segunda más transitada tras la Circular. José María Ortega, de 60 años, la utiliza para ir a trabajar. Viaja desde Príncipe Pío hasta Iglesia. “He solventado el verano con dificultades, pero si el cierre era necesario pues era necesario”, afirma. Victoria Jiménez, de 65 años, es otra de los usuarios afectados. Jiménez coge el metro por trabajo desde Alvarado a Tirso de Molina. “El cierre de la línea me pareció muy fuerte, pero te habitúas a todo”, señala. Su trayecto pasó de diez minutos diarios a 40 durante las obras.

Rafael Gil, de 56 años, sentando de un banco del andén, relata que le sentó “muy mal” que se cerraran las estaciones, pero cree que fue un mal menor, ya que los túneles estaban “fatal”. “No creo que se haya cerrado de golpe de manera gratuita porque estas decisiones tienen un coste electoral”, concluye.

Los empleados de Metro que trabajaban en las bocas fueron reubicados en otras estaciones para cubrir los turnos de vacaciones. Algo “habitual” cuando se clausuran instalaciones de metro por obras de mantenimiento. El presupuesto destinado para renovar los 13,5 kilómetros de vías de las 23 estaciones afectadas ha sido de 69,8 millones, según Metro Madrid.

La Línea 1, inaugurada por Alfonso XIII en 1919, cuenta con 34 trenes de seis vagones y lleva a 13.027 viajeros en hora punta. Los trenes tardan 63 minutos en recorrer las 33 estaciones y es utilizada cada año por 85,4 millones de usuarios.

Durante las obras, más de 500 personas trabajaron en diferentes turnos diarios sin descanso. Su labor permitirá reducir en un 50% las incidencias de la línea. El próximo año, las líneas 5 y 8 serán las que se vean afectadas por obras de remodelación.

Categories: Go Metro