United Airlines ajusta los protocolos de sobreventa de boletos

United

Luego del escándalo desencadenado por haber forzado a un pasajero a salir de uno de sus aviones porque habían sobrevendido el vuelo, United Airlines ha empezado a modificar sus protocolos para evitar un nuevo incidente  como el ocurrido hace unos días.

A la decisión de no utilizar más agentes de seguridad para desembarcar a los pasajeros, se ha agregado que  los asientos con reserva no podrán liberarse en los 60 minutos previos a la salida del vuelo para así dar las plazas a miembros de la tripulación de la compañía o de una aerolínea asociada, según el diario El País.

La reacción de United a la polémica desatada por la expulsión violenta del pasajero David Dao se está produciendo de una manera escalonada. La compañía ya anunció la semana pasada que para el 30 de abril habrá revisado todas las políticas que sigue en casos de overbooking, para que se imponga el sentido común sobre reglas que dejaban poco margen de acción a los empleados.

Óscar Muñoz, el consejero delegado de United, citó en concreto que la revisión incluiría “los movimientos de la tripulación”. El avión en el que tenía que viajar Dao desde Chicago hasta Louisville técnicamente no estaba en overbooking. La compañía decidió en el último momento liberar varias plazas para abrir hueco a cuatro empleados de su socia Republic Airlines que tenía que trabajar en otro vuelo.

En una nota que circuló entre los empleados el sábado pasado, se explica que se ha actualizado el protocolo para asegurarse de que “la tripulación que viaja en nuestras aeronaves reserva al menos 60 minutos antes de la salida”. United insiste, además, en que solo se recurrirá al personal de seguridad del aeropuerto cuando un pasajero represente una amenaza inminente para la seguridad o integridad del vuelo.

Aunque las aerolíneas tienen legalmente derecho a retirar de su asiento a un pasajero con reserva, es muy raro que lleguen a obligar a desembarcar a un cliente de un avión para colocar en un empleado en tránsito. El propósito de este cambio es que la tripulación notifique que necesita el traslado antes de que los pasajeros empiecen a embarcar, para que la denegación de embarque suceda en la terminal.

Las aerolíneas rivales también toman nota del revuelo creado por la expulsión de David Dao. Delta Airlines acaba de ajustar notablemente al alza los incentivos que ofrece a los pasajeros en situaciones de sobreventa. La compensación máxima hasta ahora estaba en los 1.350 dólares por trayecto afectado. La compañía lo eleva a 9.950 dólares. El incentivo que se ofrecerá en el mostrador pasa de 800 dólares a 2.000 dólares.

United presentará resultados este lunes al cierre de Wall Street. Corresponden al primer trimestre, por lo que no reflejará el impacto de la controversia. También este lunes está prevista la audiencia solicitada por los abogados de David Chao para que se preserven todos los vídeos e imágenes del incidente. La intención del pasajero es la de demandar a la compañía como responsable de lo que sucede en el avión.

Los analistas de la industria ya anticipaban una importante caída en el beneficio de United antes del escándalo, por el efecto combinado del alza del coste de combustible y los costes labores. Presión también que del lado de los precios por la competencia creciente de las aerolíneas de bajo coste. Es uno de los factores que explican las situación de sobreventa de billetes, en el intento de las compañías por operar al máximo de la capacidad.

Leave a Reply