Juan Miranda gestiona contratos para empresas que ofrecen transporte a sus empleados

 

unnamed-1

Juan Miranda llegó a Metro para quedarse.  La agencia del transporte le abrió las puertas hace diez años como pasante universitario.  Miranda no desaprovechó la oportunidad, puso en práctica los conocimientos de finanzas que había aprendido como estudiante  y como una esponja absorbió las enseñanzas de sus supervisores. Por eso, al terminar sus estudios, sus jefes no dudaron en agregarlo a las filas laborales de una de las agencias del transporte más grandes del país.

En aquel entonces comenzó educando a los empleadores sobre las alternativas de conducción que pueden ofrecer a sus empleados. Ahora es supervisor interino de cuentas del Departamento de Transporte en un programa que ofrece a los empleadores pases de transporte público para sus empleados.

“Yo manejo los contratos del programa.  Los vendedores ofrecen el programa y, si los empleadores lo quieren, entonces yo me encargo de supervisar y gestionar los detalles del contrato, la documentación y corroboró que todo esté firmado”, dice Juan.

Parece que es una tarea fácil, pero cada pase de Metro debe tener la fotografía y el nombre del empleado.  Su departamento se encarga de procesar cada pase de autobús o tren.

El joven, de 37 años, tiene un título de finanzas de Cal Poly de Pomona. Cuenta que decidió hacer su internado en Metro debido a que siempre se interesó por la transportación.

“Comencé a trabajar con una señora que tenía mucha experiencia y aprendí mucho de ella.  Fue mi mentora. Me enseñó los proyectos en los que Metro estaba trabajando y los programas.  Me gustó mucho”, recuerda.

Entonces eran los proyectos de la Medida R.

“Ahora también es muy interesante lo que está pasando en Metro con la Medida M”, agrega.

Y lo ve desde el punto de vista de su negocio.  Pone en perspectiva que con las extensiones de los proyectos de la Medida M habrá más oportunidades para que su departamento crezca debido a que a lo largo de cada extensión del tren hay empresas establecidas que podrían ser sus clientes.

“No trabajamos directo con la gente.  Todos nuestros contratos son restaurantes, fábricas, hoteles.  Toda clase de negocios”, dijo el experto.

FullSizeRender-1

Hasta ahora su departamento tiene 500 contratos con empresarios que ofrecen a sus empleados pases para transporte público, viajes compartidos y  bicicletas.  El programa tiene como fin ayudara reducir la congestión del tráfico, aliviar la demanda de estacionamiento y mejorar la calidad del aire.

Otros programas en los que Miranda está involucrado son Youth on the Move, que ofrece pases gratis a jóvenes que están en el sistema de crianza del Condado de Los Ángeles y U-Pases que ofrece pases a estudiantes de escuelas universitarias y vocacionales.

Por sólo escuchar su voz se nota que Juan Mirada es muy audaz y versátil, tiene facilidad de palabra y pasión por lo que hace.  Además domina muy bien el español.

Su papá es de Jalisco y su mamá de Zacatecas.

“Nunca le había visto el valor al español hasta que comencé a trabajar aquí porque muchos de nuestros clientes son hispanos y se sienten más cómodos hablando su idioma”.

Lo que más le gusta de su lugar de trabajo es la gente y la fortuna de tener grandes mentores.

“Aquí no es como un trabajo. El tiempo se pasa rápido”, dice en tono entusiasta.  Dentro de Metro, Miranda quiere subir, subir y subir muy arriba. Tiene planeado regresar a la universidad a obtener una maestría en Planificación Urbana, tema que también lo apasiona.  En sus fines de semana le gusta salir a pasear con su esposa en bicicleta, correr y escalar montañas como lo está haciendo en Metro