Los autos sin conductor no serán nuestra salvación

Richard Florida, experto en planificación urbana, hace suyo el consejo de Jon Stewart de decir algo si huele algo raro. Y se refiere uno de los aromas  que  proviene de los defensores de los autos que se manejan solos.

Estos son los dos puntos principales de Florida:

• Ya sean humanos o robots, las carreteras no tienen espacio para tantos automóviles, incluso si los robots pueden acercarlos más.

• Los autos robot “ampliarán el rango de desplazamiento de los obreros, los trabajadores del servicio y los pobres” que tendrán que vivir en zonas baratas donde casi no hay nada,  mientras que los ricos disfrutan de la vida urbana.

Creemos que los autos sin conductor son una buena idea, pero no vemos que los autos tipo robot cambien fundamentalmente la forma en que nos movemos, aunque podrían hacer los trayectos más agradables (y probablemente más lentos). En todo caso, podrían hacer que poseer un automóvil sea aún más popular de lo que ya es la propiedad del automóvil.

Muchos urbanistas piensan lo contrario. Consideran que los automóviles robot compartidos reducen la necesidad de tener un automóvil y, por lo tanto, reducen la necesidad de tantas vías de tránsito, estacionamientos, etc. Creemos que es una noción ingenua, ya que las empresas que desean suministrar autos compartidos van a querer meter tantos como sea posible en nuestras carreteras.

 

Aquí, el enlace a la nota completa:

Driverless Cars Won’t Save Us (Citylab)