Vivimos en la era rosa y ‘Pink & Boujee’ es el lugar perfecto para ir por tacos

Yesenia Castro muestra los tacos y la mulita rosa. / Foto: Mey Lyn Mitteenn

La película Barbie se estrena hoy, lo que ha ocasionado una explosión del uso del color rosa en ropa, fotos y redes sociales. La frase “no todo es color de rosa” ha quedado en las sombras, porque ahora -quieras o no- usarlo es el último grito de la moda… Hasta en la comida. Y si te gustan los tacos, tu deseo se ha hecho realidad. Pink and Boujee, ubicado en el corazón de Boyle Heights, es una taquería donde no solo vas a encontrar buena comida si no también un oasis rosa que está a solo cuadra y media de la estación Mariachi Plaza de la Línea E.

Las tortillas para los tacos, los chips para chilaquiles, la masa para las mulitas; además de las paredes, mesas, tazas, servilletas y hasta los uniformes de los trabajadores, son rosa. “He sido fanática de ese color desde que era niña. Lo usaba en mi ropa y en la decoración de mi dormitorio”, dice Yesenia Castro, dueña de Pink and Boujee. “Puedo decir que siempre me ha gustado la moda pero quería crear algo que también representara mi cultura y en lo primero que pensé fue en los tacos, que es algo que todo el mundo ha comido alguna vez”.

Así fue que con solo 25 años, tuvo una idea en la que pudo combinar su amor por la comida y su pasión por la moda: vender tacos con una temática rosa. En 2021, empezó a ofrecer tacos en tortillas rosa durante los eventos de fines de semana (pop-up events) en el Distrito de la Moda. También comenzó a compartir su proceso en redes sociales y los seguidores empezaron a aumentar.

A los clientes les gustó tanto la idea, que en solo tres meses Yesenia decidió renunciar a su trabajo y comprar un taco truck para dedicarse a tiempo completo al negocio. Al menú llegó un nuevo platillo, “las Boujee Mulitas” -una combinación entre taco y quesadilla en forma de corazón con tu elección de carne, queso mozzarella derretido cubierto de cebolla, cilantro y salsa.

“Cuando empecé con la marca también le puse un logo que dice: ‘no es solo una taquería’. Pensé que sería interesante vender comida estéticamente agradable al ojo pero con el sabor tradicional mexicano”. Y lo logró.

A su clientela no solo le empezó a llamar la atención el color de la comida sino también el sabor. Desde que tenía 10 años, Yesenia aprendió a preparar aguas frescas y otros platillos de la cocina mexicana, como flan, tamales y por supuesto tacos. Dicha enseñanza provino de su mamá. La señora Guadalupe fue quien se encargó de pasarle el arte de su sazón y los trucos culinarios de su natal México. “Nada de esto sería posible sin ella. La mayoría de las comidas son sus recetas y sus salsas auténticas”, cuenta Yesenia.

Agrega que otro factor que gustó a sus clientes es que su comida no contiene colores artificiales. Para darle ese tono rosa particular usa frutas y vegetales, como dragon fruit o betabel. La joven empresaria indica que a ella y a su mamá les tomó cerca de cuatro meses  encontrar el color ideal para la tortilla y los nachos.

El éxito siguió y fue por ello que en febrero de ese año, logró abrir su propio restaurant en Boyle Heights, el vecindario en el que creció. “Para mí estar aquí es muy especial porque siempre he querido devolverle algo a mi comunidad”, dice Yesenia.

El lugar, que es una perfecta combinación de estética, cultura y moda, amplió el menú y ahora también ofrece burritos, sopes, pancakes rosa, pink glitter cappuccino y Boujee Ice Cream -helado con ‘glitter’ rosa encima. Es que ni bien entras al lugar, es un espacio acogedor y perfecto por si eres fanática(o) de subir a las redes fotos de tu comida con lindas decoraciones.

Hasta las aguas frescas, que son de piña, pepino con limón, horchata con fresa, jamaica y dragon fruit, vienen en una especie de bolsa (o ‘pouche’) con un popote rosa. La joven cuenta que en México, algunas bebidas te las dan en bolsa. Entonces se le ocurrió ponerlas en algo poco tradicional pero que se vea ‘cute’.

La joven empresaria busca motivar a otras jóvenes latinas a seguir sus sueños. / Foto: Mey Lyn Mitteenn

A sus 27 años, Yesenia es una joven imparable. Nació en Veracruz, México, y a los nueve meses de edad llegó con sus padres y dos hermanas a Estados Unidos. Y aunque está amparada bajo el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), no ha sido impedimento para que se acerque cada vez más a sus metas. La ‘soñadora’ dice que una de sus motivaciones es inspirar a otras generaciones de latinas en su comunidad. “Quiero que sepan que ellas también pueden lograrlo”, expresa.

Agrega sentirse agradecida con el apoyo que ha recibido no solo de los casi 50,000 seguidores que tiene en TikTok, sino también de los comensales que acuden a su negocio a disfrutar de la comida. Muchos de ellos, llegan vestidos con algo rosa para tomarse muchas fotos. “Sobre todo ahora que se va a estrenar la película de Barbie, varias personas -grandes y chicos- vienen vestidas de rosa. Muchos están planeando citas para venir a comer aquí durante la semana de estreno. Es bonito poder crear esta relación de amistad con mis clientes”, dice Yesenia.

Llega en Metro

Cuando Yesenia iba a la escuela de moda y negocios en el centro de Los Ángeles, viajaba en el Metro. Dice que como le gustaba mucho visitar diversas tiendas de ropa ‘vintage’, se desplazaba en tren a Union Station, Koreatown, Hollywood y Santa Mónica. Ahora, le alegra saber que tiene una estación muy cerca de su negocio. “Creo que es súper conveniente porque por aquí hay poco estacionamiento”.

Pink and Boujee está abierto de martes a domingo de 9:00 a.m. a 6:00 p.m. y está ubicado en la 1908 1st St, Los Angeles, CA 90033. Puedes tomar la Línea E y bajar en la estación Mariachi Plaza. También puedes planear tu viaje al usar Google Maps, Apple Maps, the Transit app, the Moovit app or metro.net.