Antojitos por Metro: La Casita Mexicana y su tradicional capirotada

Fotos: Marilú Meza

La capirotada es el postre tradicional de cuaresma, pero este manjar ha tenido tanta aceptación en el restaurante La Casita Mexicana que de ahora en adelanate estará disponible durante todo el año.

¡Así como lo oyes! Hace unos días fui a visitar a los chefs Jaime y Ramiro para que me mostraran algunos platillos de cuaresma y me dieron la noticia mientras disfrutaba de ese tradicional plato de sobremesa.

“Ha sido tan solicitada que el chef Ramiro y yo decidimos que a partir de que termine la cuaresma vamos a ofrecerla dentro de nuestros postres diarios”, expresa el chef Jaime.

La capirotada es un platillo que llega a México de España como una sopa salada con base de pan.

“Los excedentes que sobraban se iban guardando y cuando llegaba el tiempo se hacía, pero dulce”, dice el chef.

En aquel tiempo había una capirotada para los ricos y otra para los pobres. La de los ricos llevaba leche, almendras y pasas y la de los pobres se hacía con agua. Ambas son muy deliciosas.

En La Casita se prepara a base de leche. Se hierve la leche, se le agrega leche condensada, vainilla y se hace una mezcla espesa como atole con un sabor espectacular.

“El birote nosotros lo dejamos secar un poco y luego lo metemos al horno para que cuando se vaya a freír no absorba tanta grasa”, dice el experto de la cocina

Luego forras el fondo de la cazuela con una capa de tortilla y después va una capa de pan y entre eso le agregas almendras, pasas, nueces y así sigues hasta que llenes la cazuela para luego bañarla con la leche espesa y se mete al horno.

Pero antes del postre, el chef se esmeró en la preparación de algunas comidas de cuaresma. Solo para abrir el apetito me deleitó con una sopa de lentejas estilo Jalisco. Me cuenta que primero se remojan las lentejas y se cambia el agua. Con la segunda agua la pones a hervir. El resultado son unas lentejas muy tiernitas que no necesitas masticar mucho y del sabor, no se diga…. muy deliciosas luego de ser guisadas con chile verde, jitomate, cebolla y ajo. Estás las puedes acompañar con tortillas de nopal o tortillas de chilorio recién hechas y en rollito para que te sepan más ricas.

En la cuaresma, no pueden faltar las tradicionales tortitas de camarón con nopales. Son las clásicas, pero acá las hacen con un molito hecho de jitomate, ajo y cebolla asado, pimienta entera, chile guajillo y chiles tostados para darle un picor no agresivo, pero sabroso.

“Esto se muele, se guisa un poquito, se le agrega un poco de caldo de pollo y el resultado es una ricura”, dice el chef con una soltura como si fuera tan fácil prepararlo.

Lo que siguió fue un filete de pescado en salsa de cilantro y camarones en salsa chipotle que nos dejó chupándonos los dedos.

La Casita Mexicana es un restaurante típicamente mexicano con detalles tipo hacienda, la decoración lo dice todo. Sus paredes son muy coloridas y resaltan obras de arte de artistas mexicanos.  Es como si estuvieras entrando a un museo, pero muy acogedor. El olor de la cocina de inmediato despierta tu apetito y el servicio es excelente.

Este lugar me gusta porque es muy conveniente para los usuarios del transporte público. Se encuentra ubicado en un corredor comercial muy cerca de las paradas de las líneas de autobuses 762, 110 y 358. Los precios en La Casita Mexicana son muy razonables por la calidad de sus productos.

 

La Casita Mexicana

4030 E. Gage Ave

Bell, CA 90201

Horas: 9AM-10PM

 

Para llegar puedes utilizar las líneas de autobuses 110, 762 y 358  

Para rutas alternas visita www.metro.net