Metro celebra el Mes de la Historia de la Mujer: de buscar espías a jefa de seguridad

El transporte ya no es un mundo de hombres, si es que alguna vez lo fue. Cada vez más, las mujeres lideran la carga cuando se trata de trasladarnos por Los Ángeles. Este Mes de la Historia de la Mujer, compartiremos historias y consejos de algunas de nuestras increíbles empleadas. Ya sea que estén mejorando nuestras estaciones o conduciendo su autobús, estas mujeres son responsables de hacer que sus viajes sean seguros, cómodos y oportunos. En esta segunda entrega de nuestra serie te queremos presentar a: Gina Osborn, jefa de seguridad de Metro. Continúa leyendo para aprender más sobre su perspectiva sobre liderazgo.

“La mayor broma que Dios le hizo a mi papá fue darle dos hijas”, dijo Gina Osborn. “Nos trató y nos crió como a niños”.

Como infante de marina (Marine) e hija de un sargento primero del ejército, el padre de Gina era “un hombre de hombres”. Era honesto, humilde y esperaba que sus hijas fueran responsables de sus acciones. Después de completar su servicio, se convirtió en contratista de plomería y fue dueño de un depósito de chatarra en Tempe, Arizona.

Cada verano, Gina y su hermana mayor ayudaban a su padre con su negocio. Siempre les dio dos opciones. La primera fue trabajar afuera en el patio, apilando ladrillos por un centavo cada uno. El segundo era ayudarlo con el trabajo de oficina (en el aire acondicionado), que consistía principalmente en escribir cartas a sus amigos y colegas.

Las dos chicas siempre eligieron la primera opción. Podría llegar a hacer más de 100 grados en el verano (lo que se sentía aún más caliente si estaba trabajando afuera bajo el sol), pero escribir esas cartas (incluso si lo hiciera en una oficina con aire acondicionado) no fue pan comido. El padre de Gina era muy exigente con la gramática y la puntuación y no toleraba los errores. Y esta era la era de las máquinas de escribir. Las chicas no podían darse el lujo de tener el botón “eliminar”.

Este tipo de educación moldeó la perspectiva de Gina sobre su futura carrera. Creía que podía hacer o ser cualquier cosa, independientemente de los roles de género preconcebidos.

¿Misión cumplida? Creemos que sí.

La trayectoria profesional de Gina Osborn cubre el tipo de territorio que a menudo sólo se encuentra en las películas. Mientras se abría camino en la universidad como camarera, Gina estaba discutiendo sus planes futuros con un invitado, cuando se enteró de las carreras en inteligencia del Ejército, Gina se unió al Ejército y pasó seis años como agente especial de contrainteligencia. Sí, eso significó perseguir ¡espías de la Guerra Fría!

A esto le siguió un período de 22 años en el FBI, donde se especializó en crimen organizado, contraterrorismo y guerra cibernética. Ascendió hasta convertirse en la agente especial adjunta a cargo de informática forense y cibernética para el FBI de Los Ángeles.

A principios de 2022, Gina llegó a Metro para liderar nuestros esfuerzos de seguridad durante uno de los momentos más desafiantes en la historia de la agencia. “Obtuve mi doctorado. para lidiar con el caos, la crisis y el cambio aquí en Metro”, me dijo Gina. Sin embargo, la oportunidad de servir a los pasajeros y al personal (y ver que el arduo trabajo de su equipo da como resultado que más pasajeros utilicen el sistema y se reporten menos delitos) hace que su trabajo sea infinitamente gratificante.

Gina compartió que es natural seguir el ejemplo de las personas que nos rodean cuando estamos aprendiendo a convertirnos en líderes. En su experiencia trabajando en campos dominados por hombres, eso a menudo significaba adoptar características convencionalmente “masculinas”. Pero convertirse en un líder auténtico, dice Osborn, no se trata de copiar lo que hace otro compañero. Se trata de aprovechar tus puntos fuertes.

Mira el video para aprender más.

Categories: Go Metro