¿Por qué estamos haciendo un Estudio de Reducción del Tráfico?

Foto: Eric Demarcq via Flickr creative commons.

El Estudio de Reducción del Tráfico de Metro sigue avanzando y nos estamos preparando para llevar a cabo nuestras primeras reuniones públicas en las próximas semanas para discutir el proceso del estudio, el cronograma y obtener comentarios tempranos de las comunidades. El estudio se centrará en determinar si, dónde y cómo un piloto potencial que incluye precios de congestión y más opciones de transporte de alta calidad podría reducir el tráfico para facilitar el viaje de todos, independientemente de cómo viajen. El siguiente artículo es del director de innovación de Metro, Joshua Schank, que explica por qué es necesario este esfuerzo.

Los Ángeles ha estado luchando contra el tráfico durante más de un siglo. Lo hemos probado casi todo. Construimos más autopistas. Mejoramos la tecnología de señales de tráfico. Ampliamos carreteras. Construimos transporte público, lo arrancamos, no hicimos nada durante más de 30 años y luego comenzamos a construirlo nuevamente. Y, sin embargo, nada parece marcar la diferencia y el tráfico sigue empeorando.

Hemos experimentado un alivio temporal del tráfico como resultado del COVID-19. No durará. Todos quedamos sorprendidos ante las imágenes de autopistas vacías, pero según los nuevos datos de SCAG , la gente conduce casi tanto en nuestras autopistas como en enero, justo antes de la pandemia. Esto ocurre a pesar de que muchas personas están actualmente desempleadas o trabajando desde casa.

No sabemos qué nos deparará el futuro, pero la economía se recuperará, más personas volverán a trabajar, la población seguirá creciendo y es casi seguro que más automóviles convergerán en nuestras carreteras en los próximos años. El empeoramiento del tráfico ha sido una característica definitoria de nuestra región durante décadas (algunos dicen que es la característica definitoria). Las recesiones simplemente han desacelerado el crecimiento del tráfico, mientras que los períodos de expansión económica lo han acelerado.

Nuestras carreteras son una pieza importante de infraestructura de la que depende la gente, y deben funcionar de manera eficaz. Podemos y debemos buscar soluciones al problema del tráfico. Por eso es hora de considerar otra cosa. Y no cualquier otra cosa, sino una solución respaldada por décadas de investigación y éxito demostrado en todo el mundo. Por lo general, se denomina precio de congestión.

La idea es sencilla. En lugar de obligar a todos a sufrir en el tráfico, perder horas de su vida y contaminar el aire, limitamos el uso de la carretera al número máximo de automóviles que puede manejar. Al cobrar una tarifa por usar la carretera que corresponda a la demanda de esa carretera en ese momento, podemos garantizar que el tráfico fluya sin problemas.

Todos estamos familiarizados con este concepto porque lo vemos a nuestro alrededor todos los días. Es el pase rápido en los parques de atracciones, la verificación previa para las aerolíneas, el aumento de precios para el transporte y el cargo por equipaje en el supermercado. Pero seamos realistas, estos son lujos. No necesitamos absolutamente ninguna de estas cosas.

Sabemos que los caminos son diferentes. Dependemos de nuestras carreteras para llegar al trabajo, la escuela y muchas otras cosas. También dependemos de la electricidad, el agua y el gas, y aquí también se aplican tarifas de congestión. En los días calurosos, cuando aumenta la demanda de electricidad, el precio de la electricidad sube para reducir la demanda y mantener la estabilidad de nuestra red eléctrica. Sin los precios de congestión, es casi seguro que enfrentaríamos apagones regulares. ¿Toleraríamos no saber si tenemos la energía que necesitamos cuando la necesitamos para nuestros hogares, escuelas, negocios, hospitales y otras instalaciones críticas? No es probable.

Sin embargo, esto es lo que hacemos con nuestras carreteras y la lista de consecuencias es grave y numerosa. Debido a que nuestras carreteras son gratuitas, la gente no está incentivada a pensar en otras opciones. Esto podría ser viajar en un horario diferente, compartir el auto o tomar otro medio de transporte. La clave es encontrar el precio adecuado que permita a la mayor cantidad de personas utilizar la carretera y mantenga el rendimiento de la carretera en niveles óptimos con el tráfico en movimiento libre. Si cobramos el precio correcto, muchas más personas podrán conducir y hacerlo sin tener que esperar en el tráfico. Y si las carreteras no están obstruidas, los autobuses se moverán libremente para que las personas en el transporte público también viajen más rápido. Este es el poder potencial de los precios por congestión.

Con base en la implementación en Londres, Estocolmo, Singapur y Milán, creemos que esta idea podría funcionar en Los Ángeles. Al menos vale la pena probarlo con un piloto. Esto es lo que explorará el Estudio de Reducción del Tráfico: ¿dónde podríamos probar esta idea en el condado de Los Ángeles para ver si funciona? Si funciona, entonces podemos disfrutar de los beneficios de la reducción del tráfico (¡por fin!). De lo contrario, podemos deshacernos de él, pero al menos habremos hecho todo lo posible para arreglar el tráfico en el condado de Los Ángeles.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.