Metro anuncia su nueva flota de autobuses eléctricos en la línea G Line (Orange)

En un logro importante en la calidad del aire para la región de Los Angeles, Metro completo en forma exitosa la transición de su flota de autobuses CNG a autobuses eléctricos de la popular L Line (Orange) en el Valle de San Fernando, ofreciendo a sus usuarios una experiencia sin contaminar, silenciosa y super suave al viajar.Metro ha eliminado gradualmente su autobuses legacy articulados de 60 pies de Gas Natural Comprimido (CNG) en la G Line –los autobuses que han prestado servicio desde que se abrió la línea en octubre del 2005 en el carril exclusivo para autobuses Bus Rapid Transit –y los remplazo con 40 nuevos autobuses articulados de 60 pies de cero emisiones fabricados por New Flyer. Llamados Excelsior Charge NG, los autobuses no cuentan con tubos de escape de gases, emplea tecnología eléctrica avanzada tales como baterías de alta energía y un sistema de propulsión de tracción. Estaciones de cargadores rápidos en la ruta han sido instalados en North Hollywood, Canoga y Chatsworth para darle a los autobuses capacidad de operar todo el día a lo largo del corredor de 18 millas. Los autobuses eléctricos tienen capacidad de 150 millas de alcance en una carga sencilla, sin tener que volver a cargar de nueva cuenta.

Los nuevos autobuses eléctricos contribuyen a las metas de equidad de Metro para ayudar a reducir las desigualdades en el acceso a oportunidades incluyendo resultados de salud, en comunidades claves a lo largo del corredor de autobuses.

De las 36 paradas en la G Line, por ejemplo, 20 (o 55 por ciento) están directamente localizadas en o adjuntas a Comunidades Equity Focus en North Hollywood, Valley Village, Van Nuys, Lake Balboa, Reseda, y Canoga Park.

Metro inicio la conversión de su flota de autobuses a vehículos eléctricos en julio de 2020. Desde que completo su transición de CNG a eléctricos a principios de este ano, Metro ha cubierto oficialmente 900,000 millas en sus autobuses eléctricos.

“Metro esta oficialmente en camino a un futuro de cero-emisiones con su primer uso oficial de autobuses eléctricos en una línea tan importante de Bus Rapid Transit,” dijo la Metro Board Chair y Chair of the L.A. County Board of Supervisors Hilda L. Solis. “Esto marca el inicio del compromiso de Metro e inversión a largo plazo de la flota de autobuses más saludable, más equitativa y sostenible para el condado de Los Angeles, una que ayude a nuestra región a reducir el efecto de las emisiones de gas invernadero de los escapes de los autobuses mientras se mejora enormemente la experiencia de los usuarios.”

“El transporte no es solamente la única fuente de contaminación más grande en nuestro estado –esta es una de nuestras grandes oportunidades para llevar a cabo nuestra visión de aire limpio, emisiones bajas y comunidades saludables”, dijo el alcalde de Los Angeles Eric Garcetti. “Si vamos a actuar en esta década para salvar nuestro planeta, necesitamos buscar soluciones en nuestra calles hoy en día –y mirar como nuestros autobuses de cero-emisiones recorren nuestras caminos a un paso más cercano para cambiar la crisis climática”.

Los usuarios de autobuses del Valle, así como los residentes que viven cerca de la G Line, disfrutaran la operación “silenciosa” de estos autobuses. Los autobuses son tan silenciosos como un susurro porque no necesitan ventiladores como los autobuses CNG necesitan para mantener su motor frio.

Los autobuses contienen una suspensión activa que asegura un viaje suave para los pasajeros. Los autobuses también emplean dos unidades de aire acondicionado eléctrico, una presentación muy buena para los usuarios especialmente en los días calurosos de verano en el Valle. También los pasajeros pueden cargar sus aparatos portátiles utilizando los cargadores USB que están en los asientos. Estos autobuses también cuentan con Wi-Fi para una mejor conexión y poder conectarse con sus usuarios en movimiento. Finalmente, los autobuses también cuentan con dos ejes para una mejor aceleración y emplear frenos regenerativos para recapturar energía.

“Metro tiene la flota más grande del país de autobuses de gas comprimido, pero esos autobuses de cero-emisiones nos llevan a otro nivel más elevado”, dijo Glendale City Council Member y Metro First Vice-Chair Ara Najarian. “El future es realmente eléctrico, no solo para la Linea G, pero para el Valle de San Fernando y más allá, mientras continuamos nuestro trabajo para proveer a nuestros pasajeros de la región entera un transporte más accesible y limpio”.

“Hace cinco años, la Junta de Metro apoyo mi moción de un plan para utilizar autobuses eléctricos en la Linea Orange”, dijo Los Angeles City Councilmember y Metro Board Member Paul Krekorian. “En ese tiempo, había muchas preguntas acerca de la posibilidades de electrificar la flota. El éxito de la transformación de la línea Orange ha respondido todas esas preguntas. Este es un momento importante en la historia de Metro y nos trae más cerca de lograr nuestra meta de tener una flota de autobuses 100 por ciento de cero-emisiones para el año 2030”.

Los autobuses eléctricos de Metro cuestan $1.15 millones cada uno. El proyecto incluye el despliegue de los autobuses eléctricos y sus estaciones de carga e infraestructura de mejoras. El costo total de los autobuses, equipo y mejoras es de $80 millones.

Metro esta ahora planeando utilizar autobuses eléctricos en la línea J Line (Silver) que da servicio entre San Pedro y El Monte a través del Harbor Gateway Transit Center. La agencia está trabajando muy de cerca con Caltrans, Los Angeles Department of Water and Power y Southern California Edison en el diseño de estaciones de carga a lo largo del corredor de la línea J Line.

La conversión final de la línea J Line a autobuses eléctricos es anticipada para ser completada aproximadamente en dos años.

“Hoy estamos trabajando incansablemente para crear un transporte público con medio ambiente más sostenible, equitativo y resiliente para todos nuestros usuarios”, dijo Metro CEO Stephanie N. Wiggins. “Las metas de nuestros autobuses de cero-emisión son una parte importante de nuestra estrategia general para reducir la “huella de carbón” y convertirnos en carbón neutrales.  Continuamos como lideres de la industria del transporte en nuestra marcha hacia un sistema de transporte más resiliente y sostenible que beneficiara a nuestros pasajeros, nuestra industria y nuestro planeta”.

Metro tiene planes ambiciosos para transaccionar de CNG a una flota de autobuses de cero-emisión en los próximos años. En 2017, la Junta de Mero adopto en forma unánime una moción apoyando un plan completo para pasar a un 100 por ciento a cero-emisiones a la flota de Metro para el 2030.

La agencia actualmente opera aproximadamente 2,300 CNG autobuses. Metro es la agencia de transporte del país más grande en perseguir esta meta. El plan es basado en contingencias del avance de la tecnología de los autobuses eléctricos –que incluye un incremento en el alcance, reducción en el tiempo de carga y la extensión de la vida de la batería –y una baja en el precio mientras la tecnología se desarrolla. Sobre todo, Metro tiene compromisos ambientales fuertes de sostenibilidad.

La agencia planea desplazar más de 780,000 toneladas métricas de Carbon Dioxide Equivalent en el condado de Los Angeles para el año 2050 a través de una serie de iniciativas ambiciosas de sostenibilidad en visionadas en su plan de 10 años de sostenibilidad estrategia moviéndose más allá de la sostenibilidad.

Para más información sobre las iniciativas del medio ambiente de Metro por favor visite: metro.net/sustainability.

1 reply

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.