Los pasajeros encuentran alivio en los baños públicos de Throne… ¡El programa cumple sus 100 primeros días!

María Mosquera espera junto a su hija para hacer usar el Throne ubicado en MacArthur Park. / Fotos: Mey Lyn Mitteenn.

María Mosquera conversa con su hija de 3 años mientras esperan para entrar al baño público adyacente a la estación Westlake/MacArthur Park. No es la primera vez que usan este servicio. “Mi hija va a la escuela por aquí y cuando me quedo por la zona a esperarla, sé que tengo acceso a este baño”, dice la madre de 40 años que utiliza los autobuses de Metro para desplazarse por Los Ángeles.

“Creo que es útil para los pasajeros porque a veces tenemos ’emergencias’ en el camino”, dice María. “He visto otros inodoros, como esos baños portátiles normales, y son terribles. Este baño está bien limpio y por eso me siento segura al entrar con mi hija”.

El baño de la estación Westlake/MacArthur Park, por donde pasan las líneas de tren B/D, es parte de Smart Public Restrooms —un programa piloto de seis meses que Metro lanzó en octubre de 2023 en colaboración con Throne, una empresa que apunta a reducir la falta de baños públicos.

Gracias a esta iniciativa, también instalamos otros tres baños Throne en diferentes zonas de nuestra área de servicio para usuarios y empleados:

  • En la estación Willowbrook/Rosa Parks por donde pasan las líneas A/C.
  • En la estación Norwalk de la línea C.
  • En la estación Sylmar/San Fernando Metrolink (en este momento, este Throne solo está disponible para operadores de autobuses que toman descansos).

Los baños públicos Throne se limpian varias veces al día.

Cada Throne es un baño portátil que cumple con la ADA (requerimientos para personas con discpacidad) y está abierto los siete días de la semana en diversos horarios dependiendo la ubicación. Cada unidad cuenta con agua, jabón, papel higiénico, toallas de papel y hasta una estación para cambiar el pañal de tu bebé. También cuenta con un sistema de ventilación y es sustentable porque funciona con energía solar. No es necesario tocar nada al interior para que el baño funcione, tampoco tienes que tirar de ninguna cadena ya que los sensores instalados en el baño permiten que con solo un movimiento de tu mano, el inodoro se limpie solo. Una vez que ingresas a un Throne, tienes un límite de tiempo de 10 minutos para hacer tus necesidades y los baños se limpian varias veces al día.

Esta semana el programa celebra sus primeros 100 días de servicio. Al inicio del proyecto, a muchas personas les preocupaba que los baños públicos no duraran mucho en buenas condiciones. Sin embargo, los números demuestran lo contrario. Hasta el 12 de enero, el servicio se ha usado 17,278 veces en las cuatro ubicaciones y nuestro equipo de Throne no ha recibido ningún reporte de incidentes. Después de que los visitantes usan los baños, tienen la oportunidad de calificarlos en sus teléfonos, para que el equipo de Throne pueda evaluar el programa piloto y hacer ajustes a medida que avanza. Hasta ahora, los usuarios han manifestado buenos comentarios sobre los sanitarios.

Por ejemplo, el baño de la estación Westlake/MacArthur Park, que está abierto todos los días de 6:00 am a 8:00 pm, se ha utilizado 5,625 veces. A continuación se muestran algunos comentarios de los usuarios:

  • Danny Álvarez, un joven que viaja frecuentemente en Metro: “Este [baño] es lo mejor. Ahora, cuando tomo la línea B (Roja), ya no tengo que esperar para llegar a Union Station para ir al baño… Además está limpio”.
  • Kevin Palmer, quien toma el transporte público a diario y trabaja en la zona, dice: “Vi que era un baño gratuito y eso me llamó la atención. Probé el servicio y se me hizo fácil, está limpio y me sentí seguro. En otros baños públicos [portátile], la gente se queda dentro por bastante tiempo o se queda dormida. Eso no pasa aquí [con Throne]. Además, es conveniente porque no hay muchos baños públicos en la zona. Para mí, que estoy en el transporte público bastante tiempo, es un alivio”.
  • Eric Culebro, usa la estación una vez por semana cuando va a casa de sus amigos: “Mis amigos me dijeron que el baño funcionaba solo con un código QR. No tienes que descargar ninguna aplicación en tu celular, solo abres la cámara de tu teléfono, abres el enlace y listo. Es fácil y práctico. También te dan 10 minutos para usar el servicio… creo que es más que suficiente”.

Eric Culebro escanea el código QR en su teléfono para hacer uso del servicio.

Además de los pasajeros, los vendedores de la estación han tenido cosas positivas que decir sobre el programa piloto:

  • María Laureano dice: “Me resulta fácil usar el código QR con mi teléfono. Además, es importante tener baños cerca para evitar que la gente use la calle como baño”.
  • Fátima González dice: “La iniciativa es buena porque no hay que pagar. Cuando no hay baños gratuitos, la gente tiene que buscar uno en un restaurante y no te dejan usar el baño si no compras algo. Éste es más conveniente”.

Por supuesto, la iniciativa de los baños públicos presenta desafíos, ya que los baños pueden usarse de manera inapropiada si no se los monitorean constantemente.

Sin embargo, un programa que “logra desviar el comportamiento inapropiado a través de la tecnología lo convierte en un programa piloto prometedor”, dice Stephen Tu, director ejecutivo adjunto de la experiencia en la estación de Metro. “Los usuarios se muestran entusiasmados con esta iniciativa y no sólo la apoyan, sino que también cuidan este servicio”.

Agrega que el piloto Smart Public Restrooms refleja el compromiso de Metro de mejorar la seguridad pública y la limpieza en las estaciones. “Ahora vemos a madres con niños usando estos baños públicos, algo que no ocurría antes”, dice Tu.

Los resultados del programa piloto se presentarán a la Junta Directiva de Metro durante la primavera.

¿Ya usaste este servicio? ¡Déjanos un comentario, queremos saber qué piensas de este programa piloto!

 

Categories: Proyectos