¿Cómo la línea morada está haciendo historia?

Esta semana, celebramos el fin del túnel en el Proyecto de Extensión de la línea púrpura o línea D (PLE), un gran paso adelante en nuestros planes para construir un metro que conectará el centro de Los Ángeles con algunas de las áreas más importantes de Westside. Esta importante fase del proyecto se completó de manera oficial en octubre pasado, cuando dos tuneladoras (TBM) que avanzaban hacia el este procedentes de Westwood entraron en la futura estación Century City/Constellation. Y este martes se llevó a cabo un pequeño evento en el sitio de construcción de la estación Wilshire/Fairfax (Ogden Yard) para celebrar los tremendos esfuerzos de nuestros equipos de ingeniería, planificación y construcción.

La alcaldesa Karen Bass brinda sus comentarios durante la celebración. / Foto: Aurelia Ventura-Metro.

Donde termina actualmente la línea morada, en la estación Wilshire/Western en Koreatown, el proyecto agregará siete nuevas estaciones en algunos de los destinos más populares (y concurridos) de Los Ángeles, como Miracle Mile, Beverly Hills, Century City y Westwood. Cuando el proyecto esté completo, los angelinos podrán viajar desde el centro de Los Ángeles hasta Westwood en sólo 25 minutos.

Va a ser grande. No sólo porque el nuevo metro conectará a millones de personas con puestos de trabajo, escuelas, museos, centros médicos y diversas formas de recreación. Y no sólo porque prestará servicio a algunas de las zonas más congestionadas de Los Ángeles. (Seamos realistas, viajar hacia y desde el Westside en las horas pico es la pesadilla de nuestra existencia, la causa de miles de empleos perdidos y relaciones fallidas. Para los angelinos, es terrible).

Aún más que esas cosas, completar este proyecto será un logro histórico. ¿Por qué? Déjame te explico.

Aunque iniciamos oficialmente la construcción del Proyecto de Extensión de la línea morada (o línea D) en 2014, esta fecha no habla del legado mucho más largo de la ambición de construir ferrocarriles a lo largo del Corredor Wilshire —tampoco de las emociones complejas que hemos sentido al respecto durante mucho tiempo.

Wilshire Boulevard, en muchos sentidos, es perfecto para el tránsito rápido por ferrocarril. La calle de casi 16 millas alberga algunas de nuestras empresas, instituciones culturales y edificios de importancia arquitectónica emblemáticos. (¡Esa es parte de la razón por la que es la vía más transitada de la región!). Es central porque atraviesa cinco distritos comerciales importantes y es denso, por lo que la línea ferroviaria se usaría mucho (hemos proyectado que más de 49,000 personas abordarán trenes en las nuevas estaciones todos los días de la semana). Sin embargo, la relación de Wilshire con el transporte público ha sido —digamos— tensa:

  • En 1901, Wilshire Boulevard prohibió los tranvías entre MacArthur Park y Beverly Hills en una ordenanza municipal. Los propietarios creían que las ruidosas líneas de tranvía corrían el riesgo de traer elementos indeseables al vecindario. (Esta fue una de las razones por las que Wilshire se convirtió en la ubicación de una de las primeras rutas de autobús de Los Ángeles).

  • En 1963, la empresa de transporte alemana Alweg Monorail propuso construir un monorraíl que pasaría por el famoso bulevar. No llegó muy lejos. Aunque tuvo éxito en Disneylandia, las partes interesadas de Los Ángeles rápidamente lo sofocaron.

  • En 1968, Wilshire Boulevard fue propuesto como una de las rutas propuestas en el “Sistema de Cinco Corredores” de SCRTD, que fue rechazado por los votantes. (Puedes leer un excelente relato en primera persona sobre ese tema aquí).

  • Wilshire Boulevard fue la alineación original de la llnea roja (ahora línea B), el primer metro moderno de Los Ángeles. Originalmente se suponía que el tren viajaría por debajo de Wilshire desde Alvarado Street hasta Fairfax Avenue. (En Fairfax, el tren habría girado hacia el norte y continuado a través de West Hollywood hasta el Valle de San Fernando). Es decir, hasta la infame explosión de metano de Ross Dress For Less en 1985. Si bien la explosión no significó que un metro fuera peligroso, avivó los temores sobre el metano subterráneo y proporcionó a los políticos municiones para prohibir el uso de dinero federal para la extensión occidental del metro durante los próximos 22 años. Por ello, la línea roja fue desviada por Vermont Avenue.

 –––

La tecnología de construcción de túneles ha evolucionado mucho desde los años 80. Se ha vuelto más rápido, más seguro y más sostenible. Eso comienza con nuestras tuneladoras, megaperforadoras de 400 pies de largo y 1,000 toneladas que utilizamos para excavar bajo tierra. Delante de ellos hay enormes cabezales cortadores (es decir, discos giratorios gigantes con cuchillas) que miden más de 20 pies de diámetro. Los utilizamos para cortar tierra mientras forman los túneles con hormigón. Las tuneladoras aparecieron en escena durante la década de 1950 ya que antes, ¡el trabajo lo hacían mineros!. La tuneladoras han evolucionado mucho en los últimos años. Por ejemplo, utilizamos protectores faciales abiertos con excavadoras para construir la línea roja durante las décadas de 1980 y 1990. Estos escudos excavaron directamente contra el suelo relativamente blando y las formaciones rocosas de Los Ángeles.

Ahora tenemos lo que llamamos tuneladoras de “equilibrio de presión del suelo”, llamadas así porque mantienen una presión constante en el suelo que rodea el túnel con una mezcla de acondicionadores de aire y suelo, manteniendo a los trabajadores seguros y haciendo que los derrumbes sean prácticamente imposibles. En la actualidad, a medida que avanzan las tuneladoras, se instalan inmediatamente revestimientos de hormigón que puedan soportar las partes recién excavadas del túnel.

Aún así, el proyecto no ha sido fácil. Lejos de ahi. El Proyecto de Extensión de la Línea Morada, que abarca nueve millas, es el proyecto de túnel más largo a través de alquitrán en el Sur de California. El proyecto era tan grande (y los fondos llegaron en diferentes momentos) que dividimos la tarea en tres secciones, cada una de las cuales nos conectaba con diferentes partes de la historia de nuestra región. Aquí hay un breve resumen:

Sección 1:

3 estaciones

3.92 millas

Inauguración proyectada: 2025

La construcción de túneles para el PLE comenzó en octubre de 2018, cuando nuestras tuneladoras de la Sección 1, llamadas “Elsie” y “Soyeon”, comenzaron a excavar hacia el este desde el sitio de la estación Wilshire/La Brea hacia la estación existente de la línea D en Wilshire/Western, limpiando suelo y roca a 70 pies debajo de la ciudad. Llegaron a Western Avenue en junio de 2019.

Esto, lo llamamos Alcance 1, fue la parte (relativamente) fácil. En el otoño de 2019, las tuneladoras se retiraron del suelo, se transportaron de regreso al sitio de La Brea Avenue y se lanzaron hacia el oeste (la razón de este cambio de dirección fue que lanzar una tuneladora en el sitio de Wilshire/Western habría requerido mucho tiempo, excavaciones adicionales costosas y que consumen mucho dinero).

La segunda sección, o Alcance 2, fue una excavación mucho más difícil. Los TMB encontraron bolsas de gas metano y arenas bituminosas pegajosas (no es de extrañar, ya que estábamos trabajando justo al lado de La Brea Tar Pits). En un buen día, una tuneladora puede excavar hasta 60 pies; en las condiciones encontradas, a menudo solo excavan la mitad de la distancia… o menos. Y aunque las tuneladoras funcionan con electricidad, todavía es necesario limpiarlas, lubricarlas y darles mantenimiento para que funcionen de la forma más segura posible. Especialmente cuando está cubierto de alquitrán.

En preparaciones para empezar el túnel en la futura estación Wilshire/La Brea. Sí, ¡los cabezales de corte vienen en todo tipo de colores!

¿Mencionamos que encontramos muchos fósiles en las tres excavaciones de la estación de la Sección 1? Mamuts lanudos, mastodontes, camellos, bisontes, lobos huargos, perezosos gigantes, lo que sea. Una vez que finalice la catalogación y la limpieza, los fósiles eventualmente se albergarán en el Museo de Historia Natural del condado de Los Ángeles. Nunca los habríamos encontrado sin el proyecto de este subterráneo. Los geólogos describen a Los Ángeles como un “cuenco” o “cuenca” lleno de cantidades de materia orgánica que hicieron época. También encontramos más de 2,000 fósiles cuando hicimos un túnel en la línea roja.

También nos topamos con cosas que llamamos “anomalías” (que son más o menos lo que parecen): objetos no identificados bajo tierra. En 2020, encontramos dos vigas de acero gigantes en la intersección de los bulevares Wilshire y San Vicente. Los objetos finalmente fueron retirados, pero todavía no sabemos cuándo se hicieron ni de dónde vinieron exactamente. No es deseable que una tuneladora golpee el metal (lo aprendimos de una tuneladora llamada “Big Bertha” en Seattle), y la eliminación de las vigas terminó provocando algunos retrasos en el proyecto.

En abril de 2021, Elsie finalmente llegó al sitio de la estación de metro Wilshire / La Cienega en Beverly Hills. Soyeon siguió en mayo. Habíamos batido un récord: ¡el proyecto de túnel más largo de la historia a través de suelo infestado de alquitrán!

Sección 2

2 estaciones

2.59 millas

Inauguración proyectada: 2027

El túnel debajo de este tramo de Wilshire entre La Cienega Avenue y Century City también comenzó oficialmente a construirse en 2018, aunque las tuneladoras –– “Harriet” y “Ruth” –– no comenzaron a excavar hasta abril de 2020. Así es, durante algunos de los momentos más inciertos de la pandemia, se comenzó la preparación de la futura estación en Century City/Constellation y luego se dirigieron al este. Harriet llegó al palco de la estación Wilshire/Rodeo a principios de enero de 2021. Ruth lo siguió unas semanas después.

Si la Sección 1 nos sumergió en la era prehistórica, la Sección 2 nos trajo a principios del siglo XX. Si bien esta área no era tan rica en alquitrán ni tan rica en fósiles como la Sección 1, desenterramos algunos fragmentos del pasado reciente de la región.

Comenzamos en Century City, que alguna vez fue un lote de 20th Century Fox antes de que fuera comprado por el desarrollador Robert Zeckendorff y el gigante del aluminio Alcoa y transformado en una “ciudad en una ciudad” de uso mixto y de última generación durante la década de 1960. Teníamos grandes esperanzas al iniciar la excavación. ¿Encontraríamos piezas del querido Café de París del estudio? ¿Encontraremos restos de los decorados donde se rodó Cleopatra? Lamentablemente no se encontraron recursos arqueológicos. Todo lo que encontramos fueron escombros diversos (ladrillos, tuberías oxidadas, trozos de madera y fragmentos de metal) colocados cuando el antiguo lote fue arrasado en la década de 1960 para dar paso a Century City.

Debajo de Beverly Hills High School encontramos dos pozos petroleros abandonados: recordatorios de nuestro pasado no muy lejano como ciudad petrolera que jugó un papel muy importante en la expansión de la región. El campo petrolífero de Beverly Hills, de cuatro millas de largo, fue descubierto en 1900… y que todavía está activo hoy. Durante décadas, hubo una isla de perforación en el campus de la escuela secundaria (que fue cerrada y tapada en 2020).

En el pasado, los pozos viejos eran abandonados arrojando ladrillos en el agujero, ¡ladrillos que a estas alturas tendrían 100 años! Hoy en día, el estado de California tiene estándares mucho más rigurosos para tapar los pozos de manera segura (piensq en una carcasa de acero de paredes delgadas que se perfora en el suelo, lo que permite a los especialistas llenar el agujero desde el fondo con un sello de alta presión). Afortunadamente, la ciudad de Beverly Hills ya estaba trabajando para tapar otros pozos en el campus, por lo que pudimos utilizar a los contratistas que ya estaban allí. Todo el trabajo necesario en estos dos pozos estuvo completo antes de que nuestras tuneladoras llegaran a ellos.

Tapando un pozo en septiembre de 2020… cuando no había nadie en la escuela.

En enero de 2022, las tuneladoras entraron en la excavación de la futura estación en Wilshire/Rodeo (todavía había un agujero de más de 90 pies en el suelo en ese punto). Luego fueron conducidos sobre pedestales hasta el lado este de la futura estación para continuar su trabajo. Harriett llegó a la futura estación en Wilshire/La Cienega en noviembre de 2022, seguida por Ruth en enero de 2023.

Sección 3

2 estaciones

2.56 millas

Inauguración proyectada: 2028

La sección 3, la sección más corta del proyecto, comenzó a construirse en 2021, y se lanzaron tuneladoras llamadas “Aura” e “Iris” al suelo en la futura estación Westwood/VA Hospital en el lado oeste del campus de VA en octubre de 2020 y comenzaron a excavar túneles hacia el este.

Bueno, casi. Aún no había una estación futura. En la Sección 3, abordamos el proceso de construcción de túneles de manera un poco diferente. Cuando comenzamos con las Secciones 1 y 2, nuestros contratistas excavaron las estaciones primero. Una vez que completaron el pilotaje (es decir, insertar vigas de acero alrededor de la circunferencia de la futura caja de la estación para formar un “esqueleto” de la estación), las tuneladoras se bajaron a los pozos, se encendieron y comenzaron a hacer lo suyo.

Para la Sección 3, sin embargo, utilizamos dos contratistas a la vez, una novedad en Metro. Un equipo de contratistas operó las tuneladoras mientras que otro equipo creó las cajas de la estación. Por lo tanto, en la Sección 3, los “avances” de nuestra estación fueron verticales. En otras palabras, en lugar de que las tuneladoras excavaran túneles hacia las futuras estaciones desde un lado, conectamos los túneles a la futura caja de la estación excavando hacia abajo y encontrando los túneles existentes rompiendo segmentos prefabricados.

La Sección 3 no era rica en fósiles como la Sección 1, ni rica en petróleo como la Sección 2. Encontramos muchos… ladrillos. ¿Por qué? Cuando en 1888 se inauguró el Hogar Nacional para Soldados y Marineros Voluntarios Discapacitados, diseñado para veteranos de la Guerra Civil, se construyeron varias estructuras en la propiedad de 400 acres. Durante décadas, muchos de ellos fueron demolidos y reconstruidos, pero todavía quedan restos de edificios antiguos, como chimeneas de ladrillo, hornos y, a veces, cimientos enteros.

En abril de 2023, nuestras tuneladoras de la Sección 3 se acercaron a las puertas de la estación Century City/Constellation. Estábamos casi en la línea de meta.

Futura estación del hospital Westwood/VA.

–––

¿Qué sucede ahora que se completó la construcción del túnel?

Las cuadrillas comenzarán a trabajar con hormigón en los túneles para soportar las vías. También crearán pasajes transversales en túneles gemelos para utilizarlos en caso de emergencias. Luego tenemos que construir las estaciones, incluidos los apéndices donde se alojan los equipos eléctricos y otros servicios públicos, así como instalar sistemas de energía y ventilación. Todavía queda mucho trabajo por hacer.

Pero completar el túnel es un gran hito y, sin duda, uno de los aspectos más difíciles de un proyecto subterráneo. Y cuando se tiene en cuenta la historia del Wilshire Corridor, la hazaña es histórica. Si bien enfrentamos desafíos inesperados, excavamos con éxito un túnel de casi 10 millas. Pasamos debajo de casas, tiendas, oficinas e incluso de una escuela secundaria, sin recibir una sola queja sobre el ruido o las vibraciones de nuestras tuneladoras. Siempre supimos que esto sería un compromiso. Estamos orgullosos de lo que hemos logrado.

Y, sin embargo, las implicaciones culturales de esta hazaña son mayores que las de cualquier calle o vía. Los Ángeles es un lugar peculiar. Gran parte de nuestra historia está enterrada bajo tierra. El alquitrán que se filtra a través de la hierba en Hancock Park recuerda a los animales de la era prehistórica. Las plataformas activas nos recuerdan nuestro pasado no muy lejano como ciudad petrolera en auge (y, si sirve de algo, Los Ángeles sigue siendo el campo petrolero urbano más grande del país).

Aquí, el mundo subterráneo tiene una enorme influencia en nuestra psicología colectiva. Las leyendas sobre laberintos subterráneos se filtraron a través de la cultura impresa de principios del siglo XX. Los informes sobre actividad sísmica y licuefacción de terremotos nos mantienen preguntándonos cuándo llegará “el grande”. Nuestros túneles del metro son lugares donde el pasado se siente muy cerca y donde el futuro aún se está escribiendo.

Categories: Go Metro